Entradas

Definición del proceso de aprendizaje.

En psicología definimos el proceso de  aprendizaje como: “El proceso de creación de sentido del compromiso activo entre el mundo interior de la persona y el mundo exterior del entorno.” (Beard y Wilson, 2006, p. 19). Una de las fórmulas para establecer esta conexión, es mediante la práctica del voluntariado.

En la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español y en la Plataforma de Voluntariado de Acción (2017), se recoge que éste se puede realizar en ONG’s y en movimientos sociales.

Podemos encontrar diversas publicaciones y estudios que describen y explican los numerosos beneficios que produce la práctica del voluntariado. Deeley (2016) señala que se trata de un proceso de aprendizaje que repercute de diferentes formas, tales como la mejora el conocimiento, las habilidades, las actitudes y los comportamientos. Illeris (2003) plantea que, en personas adultas,” la práctica del voluntariado, genera un proceso de aprendizaje en distintas dimensiones: cognitivo, social y emocional.”

El aspecto cognitivo implica la adquisición de conocimientos y habilidades; el social se centra en la interacción dentro del contexto de aprendizaje, y el emocional engloba a los sentimientos y la motivación del aprendizaje. También, según la Plataforma de Voluntariado de España, cuando las personas se involucran en actividades de voluntariado, se desarrollan distintas competencias, tales como: Análisis y resolución de problemas; capacidad para liderar iniciativas; comunicación interpersonal; flexibilidad e innovación; iniciativa y autonomía; planificación y organización y; trabajo en equipo. Aún más, tal como se menciona en esta plataforma, no se descarta que puedan ir adquiriéndose otras competencias.

Razones para implicarse en el voluntariado

Resulta conveniente estudiar y conocer las razones por las que las personas se implican en la práctica del voluntariado, Tal como apuntan algunos estudios, las personas son voluntarias por razones que van más allá de los aspectos meramente económicos y, por consiguiente, es preciso evaluar sus gratificaciones. En lo que respecta a las motivaciones de los voluntarios, la praxis del voluntariado se podría enmarcar dentro de la teoría funcional (Smith, Bruner y White, 1956; Katz, 1960), la cual establece que un comportamiento puede estar promovido por diferentes motivadores intrínsecos.

Por último, en cuanto a la relación entre la práctica del voluntariado, inteligencia emocional y resiliencia, existen algunas investigaciones donde se estudia la relación entre algunas de estas variables. Sirven como referentes el trabajo de Mi-Sol y Hee-jung (2016), donde se analizó la relación entre el voluntariado y el dominio emocional y, también, otras investigaciones que estudian el vínculo del voluntariado con la resiliencia. Otros estudios constatan el nexo entre algunos componentes del voluntariado y la inteligencia emocional, como por ejemplo el de Salisch, Haenel y Deaham, (2015), o entre el conocimiento y la perseverancia de Myers y Calvert, 1978.

En conclusión

Podemos afirmar que los beneficios del voluntariado son muchos y de distinta índole. Participar como voluntario en una causa social, humanitaria… aporta un gran valor a la comunidad, pero también a uno mismo. A través del voluntariado nos ayudamos a nosotros mismos mientras ayudamos a los demás. Entre estos beneficios, quiero destacar únicamente cinco:

  • Dedicar tu tiempo a un voluntariado, te ayudará a hacer nuevos amigos, a ampliar tu red social y a aumentar tus habilidades sociales.
  • Aumentará la propia confianza, la autoestima, el autoconcepto y la satisfacción vital.
  • El voluntariado tiene repercusiones positivas sobre la salud a cualquier edad, pero es especialmente beneficioso en las personas mayores, porque mantiene cierto nivel de actividad física, entre otros muchos factores.
  • Como ya hemos apuntado anteriormente, se adquieren habilidades relacionadas con el trabajo en equipo, la comunicación, la resolución de problemas, la planificación de proyectos, la gestión de tareas o la organización.
  • Otro de los beneficios del voluntariado es que desarrollará tu creatividad, tu motivación y tu visión de la vida, convirtiéndose en una manera fácil de explorar tus intereses y tus pasiones de una forma divertida.

 

Hazte voluntario, ¡reinvéntate

Eduardo Sierra Melgar

natalia-fernandez

NATALIA FERNANDEZ GOMEZ DE TRIBULANIS

  • Especialidad: Diseño gráfico y delineación. Administrativa. Emprendedora (proyecto Tribulanis).
  • Me interesa: acercar a la gente la idea de economía social para poder conseguir una sociedad sostenible y demostrar una alternativa de emprendimiento social sostenible. Con una perspectiva creativa en el diseño de imagen mediante la utilización de herramientas multimedia.
  • Ofrece: Asesoramiento gratuito y Tarifas reducidas en la Creación y desarrollo de imagen corporativa e imagen de marca a los socios