Entradas

En este post de hoy quiero compartir contigo como con 3 sencillas claves puedes aprender a influir con la comunicación.
Comunicar es esencial porque nos da la vida, el amor y la conexión con el mundo. Sin embargo, aún cuesta dar valor a la comunicación, porque realmente todavía muchas personas piensan que comunicar es hablar.
Comunicar es sentir, percibir, observar, escuchar, lo que la otra persona siente, observa, escucha o percibe.
Comunicar es descubrir como las demás personas piensan o qué significados tienen acerca de las cosas que compartimos, porque lo que es para mí no tiene que ser igual para los demás.
Para poder ser creíbles comunicando necesitamos pensar y sentir lo que comunicamos.
Si pienso y siento que “no voy a poder”, comunicaré inseguridad, desánimo, nerviosismo, y esto será una gran barrera para lograr que ese mensaje que quieres transmitir, llegue con la fuerza que necesita llegar, para poder, persuadir, influir y dejar un buen sabor de boca.
La comunicación tiene un propósito mayor que el de intercambiar palabras, es el de crear experiencias, inspirar emociones y dejar huella. Es así como las personas quieren volver a escucharte.

Claves esenciales para influir comunicando:


Hay muchas claves para ser esa persona que comunica sintiéndose segura, determinada, creativa, resolutiva.
Hoy para comenzar a desarrollar esta habilidad tan necesaria voy a compartir, tres sencillas claves esenciales, que siempre deben estar presentes en una comunicación influyente.

Sintoniza para influir con tu comunicación

Sintonizar es ponerse en la misma frecuencia que la persona que nos escucha. Muchas veces comenzamos a hablar y explicar nuestro mensaje, sin anestesia, y sin saber si la otra persona realmente está en la misma sintonía.
Nuestro deber como comunicadores es tener la seguridad, que la otra persona me escucha y está en sintonía conmigo y con el mensaje que vamos a trasladar. Para poder hacer una buena conexión con las personas necesitamos que nuestra comunicación sea coherente, es decir, que el lenguaje verbal y no verbal esté en sintonía.
Utilizar un lenguaje conciso, claro y concreto. Sin dobles sentidos ni frases inacabadas. De este modo la otra persona no tendrá que esforzarse por desentrañar el significado de lo que se dice.
Utilizar nuestra mirada y sonrisa como elemento para expresar sinceridad, serenidad, seguridad, acogimiento, dominio, empatía.

Empatiza para influir con tu comunicación

Una cita de Cicerón nos deja clara la gran importancia de la empatía.

“El orador debe ver más allá de las palabras. Debe fijarse en las personas a las que habla, puesto que estas estarán en diferentes circunstancias, edades, estados.”

La falta de empatía supone la ignorancia por parte de quien no la aplica.
Aplicar empatía es percibir, comprender, y compartir los sentimientos de la persona con la que me comunico. Varios estudios recientes afirman que hay personas que nacen con la habilidad empática y por ello desde la infancia son capaces de ponerse en la piel de las demás personas con las que comparte su vida.
Para el resto de las personas la empatía sigue siendo una habilidad que hay que aprender a desarrollar como el resto de las habilidades. Y esta habilidad es esencial para ser la persona que comunica con influencia y persuasión.
Desarrollar la empatía es algo más sencillo de lo que pensamos. Para ello necesitas activar la comprensión.
¿Qué es comprender?
La comprensión según yo la entiendo es, la capacidad que nos permite tener mayor habilidad empática.
Cuando activo la comprensión lo que hago es, escuchar, sin juzgar, respetando, y aceptando. Independientemente de que compartamos o no las mismas ideas, pensamientos o decisiones.
Comprender nos ayudada a mantener una comunicación más sana y por tanto nos facilita la negociación y los acuerdos entre las partes.

Emociona para influir con tu comunicación

En el libro “La Inteligencia Emocional” de Daniel Goleman, se hace patente que para desarrollar nuestra habilidad de comunicación y ser así¬ capaces de desenvolvernos adecuadamente en la sociedad, necesitamos no solo desarrollar nuestra inteligencia racional sino también, nuestra inteligencia emocional.
Somos emoción y somos comunicación. Así que cuando comunicamos lo hacemos siempre desde una emoción y la persona que nos escucha también. Por lo tanto, aprender a conocer e identificar nuestro sistema emocional es crucial para poder comunicar con eficacia.
Las personas que desarrollan su inteligencia emocional tienen la capacidad de poder aprender a regular sus emociones y también la facultad de regular las emociones de los demás. Algo que resulta absolutamente necesario para hacer de la comunicación una herramienta para influir, negociar, acordar, persuadir e inspirar positivamente.

Un fuerte abrazo y un deseo, ¡Aventúrate a descubrir! una nueva forma de vivir tu comunicación para influir, dejar huella y disfrutar de comunicar.

P.D: Comparte tu opinión, y aporta tu valor.
Desarrollo Personal en Comunicación, regulación emocional y liderazgo.

LOGO ANA BADIOLA

Psicóloga,Coach,Formadora
Haz de tus palabras tus mayores aliadas.

www.anabadiolacoach.com

info@anabadiolacoach.es

Tlfn.: +34-666284094

 

Items de portfolio